Recitando en Café de Alba

Recitando en Café de Alba
Recitando en Café de Alba. Murcia 23 de Noviembre de 2012.

Junto al retrato de mi tío abuelo Francisco Ayala (Premio Cervantes).

Junto al retrato de mi tío abuelo Francisco Ayala (Premio Cervantes).
Junto al retrato de mi tío abuelo Francisco Ayala (Premio Cervantes).Biblioteca Nacional (Madrid).

V Encuentro de Poesía en la Red. Sigüenza (Guadalajara), 23 y 24 de septiembre de 2011.

Disculpas

Queridos amigos:
El servidor que le proporcionaba música al blog ha dejado de funcionar. De una manera u otra, volveremos a tener música en él, para que no pierda su esencia.

martes, 3 de noviembre de 2015

martes, 28 de enero de 2014

La Ciudad sin ti

Un poema dedicado a mi amiga y escultora murciana, Elisa Séiquer, fallecida en Junio de 1996.

viernes, 21 de junio de 2013

SHANGRI-LA. (Cover) Tributo a Huracán Bañón.

Con un pie escayolado, (aunque no se vea) y si la familia llega de visita, esto es lo menos que se puede organizar en casa. Que lo disfruten!

lunes, 17 de junio de 2013

Más allá





Una cama sin hacer. 
Unos platos por fregar del último desayuno. 
Un frigorífico lleno de frutas, tomates...
Un cesto lleno de naranjas,
y el jamón, por comer. 
Una hogaza de pan, y
muchos panecillos,
ay, 
llaman al recuerdo. 
Esperanza y soledad:
vaga definición para un amor completo.
Si buscaba un compás imposible
se musicó en tu regazo.
Una nota discordante: el miedo,
dividió la partitura.
Quizá para escribir nuestra música
era necesaria la inmolación
para completarla
con el último de todos los silencios. 
Aún así, 
miro la cama, 
la nevera llena,
la fruta, 
la hogaza de pan...,y 
oigo tu corazón latiendo
con sonido latino,
y tu voz cantándome flojito al oído,
desde el alma,
para mi alma,
convirtiendo
de infinito a finito,
el tiempo de amar.

jueves, 23 de mayo de 2013

El Milagro Violeta del Alba


EN LA VOZ DE JOSE MARÍA GARCÍA TUDELA.



PUBLICACIÓN EN LA REVISTA CULTURAL LA PUERTA FALSA. MURCIA, 1997.

jueves, 16 de mayo de 2013

En la Noche Fresca

Gracias, Beatriz, por este hermoso regalo. Para mí es un honor que hayas puesto en tu voz, como  gran locutora de radio que eres, este poema.

miércoles, 15 de mayo de 2013

"Adiós"


/Perdón por la publicidad)

Adiós tiembla, cae, se derrite.
Deja las manos en estaciones perdidas.
Llena de sombras blancas paredes.
Ilumina estaciones de frío cansado...
Adiós es posible,
regreso callado de nubes vencidas,
batalla perdida,
puerta abierta a la esperanza rota.
Te tomo la palabra y recojo mis lágrimas,
lluvia de verano quebrada
contra la cadera inexacta de la lucha.
Respiro hondamente el aire
que tu cuerpo me deja en su despedida;
me vuelvo loca quizá
si pienso que adiós es tu nombre
y no lo recuerda la memoria.

BAJO LOS ROBLES


Bajo los robles la quietud se disfraza de ave,
se enreda en la copa de los árboles
cuando la lluvia llega de improviso
-como llega la alegría-
a reverdecer el musgo
en su aposento de roca,
y la vida,
empapada de verde

de agua,
de risa,
de nostálgica melancolia,
cae sobre mis brazos
-alas que se cierran al olvido-
y deslizándose hasta mis manos
me quema.
Begoña es (Lunska Nicori)
A Federic Chopin
EN EL JARDIN DE TU CELDA (Valldemossa).
Quizá las notas de aquel vals
que tanto te costaron
fueron el gorgeo de algún pájaro
encaramado a tu sentido.

Publicación: Revista informativa y cultural de la Universidad de Murcia Nº º16-17 Mayo-Junio 1987


Ante el sueño tuyo
I
La música, vencida en el recuerdo
prende en mis manos
el ritmo de tu cuerpo:
aquel acorde único.
II
Cedes sin querer un rastro de tu luz.
En esta hora
la tristeza deja caer sus pétalos
y desciende su perfume,
los párpados se abren a la sombra
y la sonrisa,no obstante,
se descubre ante ti.
III
Tendría que resolver el enigma,
conocerte hasta romper el vidrio de tus ojos
para acallar el rayo indulgente
y pulir las sombras de nuestro destino.
Haces y deshaces con tanta facilidad
que un día las palabras van a esperarte
por sorpresa en cualquier esquina
y las paredes simularán párpados que se cierran
como una flor noctámbula en el sol del verano.
No me atrevo a llamarte mío,
pero sobre todo no me atrevo a pertenecerte;
el otoño sucumbe si lo nombras
a golpes en mi brazo.
IV
¡Cómo salvarme de tu inédito rostro!
V
Toda la casa se rompe de silencio
para adorarte.
Cubro tu cuerpo
-con esa descuidada forma
abandonado a la penumbra-
y no resta la sábana
belleza a tus miembros ocultos.
De puntillas busco con qué deleitarte
cuando despiertes.
Begoña es: Lunska Nicori

Frío


"Siento frío en el trozo de corazón
que tu ocupas".
Lágrimas invisibles destellan de mi dolor.
Nuestro tiempo, ahora recorre su plenitud pasada
negando la luz de la tristeza...:
realmente existimos,
siento como un milagro la belleza que juntas alcanzamos,
y sigo inundándome,
cayendo en ese pozo
donde ya nada lo refleja.
Supongo que, como la vida,
la muerte,
es otro milagro
al que no quiero acosumbrarme.

Mirarme desde dentro

A veces necesito darme la vuelta y tropezarme con mi espalda, seguir su curvatura de planeta desolado, mirarme desde lejos para habitarme y encontrar mis oasis olvidados, porque el mundo para mi sigue siendo esa parcela del asombro que a veces niego mientras paseo por mi ombligo, donde la vida se convierte al menor descuido en puro desencuentro. Para poder andar hacia mi, primero tengo que alejarme: no hay nada más difícil que interiorizar desde la pérdida de la perspectiva desde donde uno nunca se encuentra el centro y mucho menos aún encuentra sus vértices. Lo más difícil es ir trazando ese mapa de trayecto en solitario, surcar sus picos que terminan en la frente, navegar por la corriente de la aorta y salir indemne de sus rápidos...; más no hay mayor aventura que nuestra propia selva en donde las lianas son los pensamientos que, ora nos arrojan, ora nos balancean, ora nos salvan del vacío o de la nada, ese pais (¿) inanimado (?) que en ocasiones se esconde debajo de las pestañas para engrandecerse con el efecto lupa de las lágrimas o de la derrota. Y es justo saber la procedencia de nuestras fuentes, conocer su hondura, porque somos como los rios que, siempre van a desembocar en el océano de otros y es allí, en el otro lado, donde crecen nuestras semillas y donde se justifica, muchas veces, la larga andadura por la incógnita.
Ahora que miro nuevamente mi interior tapizado de almendra, descubro tus surcos de tierra removida donde impusiste la calma y tu estrategia para ganarle a la tristeza su parcela de olvido o darle la luz que necesitaba para transformarla en sencillo mar sereno. Quiero invitarte a que te adentres en esa cueva de coral rojo que depositaste, como si nada, en el fondo de mi torpe existencia; quiero darte su color, que es tuyo; quiero darte su calor que es tuyo, y regalarte su misterio para que resida en la comisura de tus labios, y encontrarme también, cuando te vea, viviendo en tu sonrisa...., tu sonrisa franca y contagiosa, tu sonrisa, amiga, tu sonrisa...

Y sin embargo


Aquella vez la noche era su pelo
oscuridad que no podían mecer mis manos
ni alcanzar con un gesto.
Yo, lo sabía, y sin embargo le sonreí,
citando a mi corazón con un sueño.
Debí guardar aquella sonrisa.

La soledad se viste con tu pelo



Federico: 22/Sep/1991- 18/Febrero/2009

La soledad se viste
con tu suave pelo blanco y negro
tu carita de bueno y un adiós imposible
que se enreda en las paredes de la casa...
No puedo vivir sin ti, y sin embargo, vivo,
besando las fotografías una y mil veces
hasta desgastarlas,
hasta que me queman los labios
y las lágrimas me obligan a sentarme,
mientras pienso:
que la soledad se viste con tu pelo
y no puedo tocaros a ninguno de los dos.







Nuestro último paseo a medio día. 18:00h. Nuestra última hora juntos.

No estoy vencida

Lunska Nicori, mayo de 2009
No puedo creer que en el aire
resida la vida suspendida...
esperando que la recoja
como único aliciente para existirse
dentro de mis venas callosas y escondidas
maltratadas por un destino
más que cierto:
una enfermedad escrita sólo en los libros
y
en mi piel,
como tatuada para el aprendizaje
como camino para andar
como paso para hacer el camino.
Sonrío...,
cara pícara...,
aún estoy aquí
y
no estoy vencida.


Ni en el atardecer puede faltar una cervecita bien fresca.


Tu nombre escrito

LLevé y llevo en mi piel
tu nombre escrito:
jamás sabrás con qué palabras.
Lunska Nicori



Francisco Ayala

Ruego que los comentarios que aquí se dejen vayan en relación a Francisco Ayala, con el fin de no restar importancia a esta entrada.
Gracias.
En el lado derecho de la pantalla, hay un video de Francisco Ayala. Tus comentarios sobre este literato: