Recitando en Café de Alba

Recitando en Café de Alba
Recitando en Café de Alba. Murcia 23 de Noviembre de 2012.

Junto al retrato de mi tío abuelo Francisco Ayala (Premio Cervantes).

Junto al retrato de mi tío abuelo Francisco Ayala (Premio Cervantes).
Junto al retrato de mi tío abuelo Francisco Ayala (Premio Cervantes).Biblioteca Nacional (Madrid).

V Encuentro de Poesía en la Red. Sigüenza (Guadalajara), 23 y 24 de septiembre de 2011.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Tu nombre escrito

LLevé y llevo en mi piel
tu nombre escrito:
jamás sabrás con qué palabras.
Lunska Nicori



36 comentarios:

Fernando dijo...

Querida Begoña: Un pensamiento muy hondo y triste. Quiero leer tu poesía nueva, llena de instantes alegres.Recordar la juventud es bueno pero hay que estar en lo que estamos, como dicen en mi pueblo. Ya sabes que te deseo toda la felicidad del mundo y necesito constatar que eres feliz a través de tus poemas. Un beso muy grande.

Adolfo Payés dijo...

Hermoso.

saludos fraternos con cariño
un abrazo

Begoña dijo...

Fernando:
Al principio del blog, explico cómo va a ser. Yo tengo la necesidad de publicar todo lo que en su momento quedó atrapado en carpetas y folios, cayendo sin trascendencia al abismo...Hoy quiero trascender, desde el principio, desde mi origen, desde todo mi ser.
No sé por qué, todo el mundo tiende a ver la tristeza en mis escritos. A veces es evidente, otras no tanta. En esta ocasión, no tanta. Cada uno interpreta cuando lee lo que quiere, y yo te dejaré que sigas interpretando, ¡cómo no!. Pero cuenta siempre, con que es tu interpretación, no la mía. La mía la tengo sólo yo, cuando leo y cuando escribo.
Con todo mi cariño.
Un abrazote.
P.S. ¿La mayoría siempre tiene la razón? (¿?)

Marien dijo...

Hola Begoña, parece un mensaje cifrado sólo para entenderlo quien sabe que su nombre puede estar en alguna piel tatuado, me parece mágico qeu diga que nunca sabrás con que palabras, puede que de amor, de rencor, de nostalgia, de dolor. Me gusta la profundidad o la simpleza de una frase. A cada uno según le viene la ve.
Abrazos en la piel.

Begoña dijo...

Marien:
Debería estar hace rato ya en la cama. Mañana tengo que ir al hospital muy temprano. Estoy cansada. Feliz, pero cansada. Y me quedo con tus abrazos en la piel, de los que nunca prescindiría.
Tambíen para ti los míos.

CANTACLARO dijo...

Es un texto bello, concreto. Es.

fuerte abrazo,

Ana Lucía

.

Patxi. dijo...

Adivino la estela de un barco con las velas dispuestas y tendidas para recoger el viento que viene dispuesto a empujar. y junto a él unas palabras que ¿qué dirán? pero déjame ponerme en lugar del interfecto:es la letra de una canción que sólo tú y él habéis cantado.
Navega barco dispuesto. Navega.
un saludo.
gracias.

Begoña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Begoña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Begoña dijo...

Cantaclaro:
Bienvenida a este pedacito de mi alma. Ahora tengo, algo más que tu foto (je)[seguidores].
Gracias.
Fuerte abrazo

Begoña dijo...

Adolfo:
Gracias por estar ahí.
Besos

Walter Portilla dijo...

Bego, indudablemente que nadie habría de saberlo, incluyendo al propio destinatario pues si tú no hablas, no llega a la fuente.
Ahora, escribir en la piel no es conocer simplemente, es algo íntimo que se lleva tatuado profundamente.
En sólo tres versos, atrapas la incógnita, el sentimiento y un mensaje que guardas muy dentro.
Significativo e intenso, ...con qué palabras!
Abrazo enorme querida Bego.

mj dijo...

Sólo lo sabes tú. Pero estoy segura que está plasmado más allá de las palabras.
Tan sólo tres versos para decir todo, no hace falta más...
Un abrazo de esos apretaos.
mj

Begoña dijo...

Walter, mj:
Qué gusto teneros siempre por aquí. Me siento arrullada y querida.
Un millón de besos

CANTACLARO dijo...

Gracias querida Begoña por tu paso por mis blogs.

Rescato algo bello y cierto de esta página principal del tuyo:

"...ahora ya, me la bebo a sorbos acompañada de un buen quinto de cerveza, si es con un amigo-a, mejor. Igual dentro de un rato no estoy."... Así, todos debemos vivir cada segundo, como si fuera el último, embriagados de una sobredosis de dicha.

fuerte abrazo,

Ana Lucía
http://naturalezaycaminodelmedio.blogspot.com/
.

Emilio dijo...

Como poesía esta pequeñez (ultimanente coincidimos) me sabe extraordinaria en su conjunto; como sentimiento me sabe a desamores.

Un fuerte abrazo.

(Espero y deseo que tu visita al hospital haya sido para muy bien).

Begoña dijo...

Ana Lucía:
Gracias por captar, y recoger lo que captas en un comentario.Quédate con esa idea de mi. Es la auténtica.
Un abrazo...fuerte

Begoña dijo...

Emilio:
Los sabores...cambian según el paladar. Tú, me sabes a urbano, y a miel.
Muchos besos, nunca breves.

Fermín Gámez dijo...

Son unos versos sumamente buenos, Begoña. Insisto en lo que te comenté por correo electrónico. Aquí puedo ver una hermosa joya de lo que haces.

Fermín Gámez dijo...

Por cierto, eso de "jamás sabrás con qué palabras"... me gusta ese lenguaje de signos que te quedas como un tesoro secreto. Poesía, amor y misterio. ¡Qué más se puede pedir!

Begoña dijo...

Fermín:
Esto sí! (tú entiendes a qué me refiero). Sin grandes formas ni grandes palabras. No hace falta tanto, ¿verdad?
Sabía que a ti te iba a gustar, y yo, tenía clarísimo que lo publicaba.
Gracias por tus valiosos comentarios.

Fernando dijo...

Querida Begoña: es difícil interpretar los sueños o realidades que otros habéis tenido.
Realmente lo que yo estoy diciendo es que me parece más interesante la Begoña actual que la que se quedó atrapada en nombres y papeles antiguos.Quiero leer tu poesía actual, aunque te duela hacerlo, porque vales mucho y necesito de lo profundo de ti. Un beso muy grande.

De cenizas dijo...

De hecho, pueden ir cambiando, evolucionando...incluso creciendo... Tatuajes del alma.


besos

genialsiempre dijo...

Begoña, lo primero de todo agradecerte tu visita a mi blog, en el que tanto tú como tus amigos siempre seréis bienvenidos.
En segundo lugar comentarte que yo, a la recíproca, he buceado en tu blog y me ha parecido tan interesante que no he dudado en suscribirme como un seguidor más, espero visitarlo con frecuencia.

José María

Pedro dijo...

Un pensamiento interesante condensado en lo más mínimo. Y es que la mente y los sentimientos a veces van mucho más allá de las palabras conocidas.

Un beso.

Narci dijo...

Cuántas palabras pueden caber en nuestra piel, cuántos sentimientos en el alma, y todos ellos, todas ellas, tan nuestros, que rara vez nadie alcanza a saberlas ni a saberlos.

Breve y profundo.

Narci

mia dijo...

Concretamente bello,

por lo dicho,por

lo prometido,

y también por

lo intuido!

besos

Norma Ruiz dijo...

querida begoña ¡BIENVENIDA A MI BOLG¡ tús comentarios son una caricia para el alma. este medio nos permite cosechar amigos, que nos identifica la palabra y la emoción, cuando escribimos. leí que eres de murcia- españa bello país. también llevo en la sangre bastante de españa por mis bisabuelos. te estaré visitando y compartiendo tús escritos.
ya eres para mi, como yo lo manifiesto siempre: una amiga de
alma
besos

Alicia María Abatilli dijo...

Tu nombre que no se borrará jamás.
Qué bello.
Te dejo un abrazo.
Alicia

Fermín Gámez dijo...

Llevas unos días sin escribir (aquí). Y con poemas como este último se te echa más de menos aún.

salvadorpliego dijo...

Genial!!! A indagar su contenido.
Un placer leerte.
Saludos.

Begoña dijo...

Fermín:
Gracias..., desde lo más profundo de todos mis océanos. Estoy un poco liada con otras cosas que se llevan todo de mi, menos la añoranza, que aquí se queda esperándome a que la rescate.
Un abrazo

Begoña dijo...

Salvadorpliego:
Ya te indagaré yo. Gracias por aportarlo todo en este blog. Sin los comentarios, y vuestra lectura, no tendría sentido.
Un abrazo

HUMO dijo...

Sublime Begoña!

=) HUMO

Fermín Gámez dijo...

La añoranza que espera a que la rescates.

Rescátala suavemente, para ti, y para nosotros.

Gladys Acha y Sergio Soler dijo...

Agradecemos mucho tu visita.
Ha sido un placer leerte.
Esperamos que vuelvas pronto por nuestro rincón, prometiendo visitarte nuevamente.